Viaja seguro

E-mail Imprimir PDF

Exteriores publica su guía para viajar seguro al extranjero

Viajar al extranjero es una experiencia gratificante, pero entraña riesgos, especialmente en el caso de países en conflicto o en zonas de enfermedades tropicales o contagiosas. Además, cuando el presupuesto es apretado, con frecuencia el viajero comete ciertas imprudencias, como el alquiler coches baratos que no ofrezcan garantías o el viajar sin seguro médico.

Viaje_seguro.jpg

Pensando en esos destinos que exigen especial prudencia y  previsión, el Ministerio de Asuntos Exteriores vuelve a ofrecer una serie de consejos para  ahorra "muchos disgustos".

Este verano, el Gobierno desaconsejaba viajar a Yemen, Siria y Mali, bajo cualquier circunstancia, y aconseja extremar la prudencia en destinos turísticos como Egipto o Túnez.

Para todos los países, Exteriores recomienda la contratación de un seguro médico y de viaje ya que generalmente, para el extranjero,  los costes de una hospitalización o tratamiento en terceros países llegan a ser muy elevados.

 

Todo esto sin olvidar consultar los requisitos legales, como visados y su permanencia, para evitar conflictos en las aduanas, multas o, incluso, la no entrada al país.

Además, los especialistas recomiendan viajar con un botiquín,  sobre todo cuando realizamos viajes largos y exóticos; en este último caso es crucial consultar las vacunas que se requieren para entrar al país.

Viajar en coche

En el caso de realizar un viaje en coche es imprescindible realizar una revisión previa. También  cuando recurrimos al alquiler de coches debemos cerciorarnos de que el vehículo cumple con todos los requisitos de seguridad, exigiendo, si es preciso, la documentación que lo acredite. Alquilar coches baratos no significa alquilar coches inseguros, pero debemos recurrir siempre a una empresa fiable.

Los viajes largos implican el aumento de la posibilidad de sufrir el llamado síndrome de la clase turista o síndrome del viajero, que consiste en sufrir una trombosis venosa debido a la escasa movilidad de brazos y piernas, en el caso del avión se suma el descenso de la presión atmosférica.

El síndrome de la clase turista

Algunas personas experimentan el llamado síndrome de la clase turística provocado por la  inmovilidad al realizar largos viajes en avión u otros vehículos de espacio reducido.

Para ello se recomienda realizar estiramientos en intervalos regulares y tomar una aspirina, pues ésta contrarresta los efectos de la inmovilización, que perjudica la circulación sanguínea y puede ocasionar una embolia. Todo esto sin olvidar beber bastante agua.

Usted esta aqui: Viaja seguro

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para encontrar más información acerca del uso de las cookies y como borrarlas, vea nuestra política de cookies.

Acepto las cookies de este sitio.

EU Cookie Directive Module Information